La más magnífica entre los magníficos

Hay lunagníficos que no se conforman con ser amateur, Marta Buendía es un ejemplo.

Hace ya tiempo que viene rindiendo a un altísimo nivel en el mundo del Taekwondo. Un sólo año atrás nuestra balsiqueña preferida hizo bronce en el Campeonato de Europa por clubes (véase por ejemplo Campeonato de Europa).
Ahora Marta vuelve a “sorprendernos” con una plata en el Campeonato Nacional Absoluto de Taekwondo celebrado el pasado fin de semana en Cáceres. Usamos el entrecomillado porque aunque obviamente ya no nos sorprende su gesta deportiva, la noticia si nos pilla un poco desprevenidos.

Permitidnos que insistamos en explicar a lo que nos estamos refiriendo con la idea anterior; aquí quizás resida la clave de su éxito.  Marta es una de esos seres humanos en peligro de extinción: de esos que, a voluntad propia, aparecen sin hacer ruido. El que escribe ha hecho el ejercicio mental de imaginarse en su misma situación. Si tal hubiera sido el caso (altamente improbable por otro lado) la familia, amigos (y los amigos de sus amigos) se hubieran enterado de que éste iba a Cáceres a competir a nivel nacional. Con lo que corren hoy las redes sociales ya se hubiera encargado uno de anunciar la participación a bombo y platillo. Pero no, éste no es el caso con Marta. Muchos de sus familiares más directos  nos enteramos de su participación ya a posteriori.  Marta es de las que va a Cáceres a luchar por una medalla como el que sale un domingo a comprar la prensa (en bata y alpargatas). En el deporte, así como en muchos otros quehaceres de la vida, la humildad quizás sea el arma más poderosa.

Cerramos esta corta reseña con un par de enlaces de la prensa local que poco ha tardado en hacerse eco del fabuloso resultado. Queremos también felicitar al resto de compañeros del Club Koryo por tan excelentes resultados:

La Opinion

La Verdad

SportCartagena

Crónica de la San Silvestre.

Perdonad por el retraso (doce días en concreto); hemos tenido algún que otro problema con el revelado de las fotos. Pero aquí estamos; como cuando corremos, llegamos tarde pero llegamos.

Empezamos con una foto de los cuatro comandos: David, José Ginés, Julitro y Rosendo (de izquierda a derecha). David corría con pantalones largos porque es de origen cántabro y allí están poco acostumbrados al frío (oh wait).
2013-12-31 17.05.39Una foto casi idéntica es la que sigue. Se deja como ejercicio al lector buscar las siete diferencias:
2013-12-31 17.05.47Se llama Carmen, y sigue siendo la fotógrafa oficial del equipo – espera…, ¿y quién está echando la foto? ¡Corred cabrones, que se llevan la cámara!

En la siguiente podéis ver a Julitro y a José Ginés. Claramente es Julitro (izquierda) el único que está intentando sacar pecho para salir un poco mejor en la foto (no lo consigue).
2013-12-31 17.04.13José Ginés mofándose de David a su llegada (a cinco minutos de la salida). Tuvo que correr desde Ángel Bruna con el Paseo Alfonso XII para llegar a tiempo (la foto es en Alfonso XII).  Esa tarde David corrió más que nadie y no se le ha reconocido aún. Sirva esto como reconocimiento oficioso.
2013-12-31 17.05.04Y aquí la razón primera y última (yo eché la preinscripción en Filosofía, cuidaico conmigo) de la existencia de nuestro equipo. La cerveza que hay en la meta es los más cercano al “cigarrillo de después” en estos escenarios.2013-12-31 18.08.06Otra foto con nuestra fotógrafa:
2013-12-31 18.09.38Y para terminar una foto del presente y futuro de nuestro equipo. La fotógrafa ya confirma que correrá en la próxima San Silvestre (jura, de hecho, que está apuntada al “zumba”, presumiblemente en un gimnasio). Pero como es mujer y las mujeres son como la Guardia  Civil, siempre van de dos en dos a todos sitios, Ana (a su izquierda) también confirma que corre (lo ha hecho otras veces y sabemos que le sobra calidad).
2013-12-31 18.10.20

 

La familia crece en el mercado de invierno

Tras cerrar los último flecos podemos anunciar ya la incorporación en el mercado invernal de David. Las negociaciones se complicaron cuando desde la dirección intentamos contactar con su representante. David aseguraba que él mismo representa a todos los corredores de Cartagena que no se representan a sí mismos (y sólo a esos). Tras barajar incluso la opción de imprimir el nombre de “Bertrand Russell” en su camiseta pudimos convencerle de que aparcara las matemáticas por un rato y de que se limitara a correr con nosotros en la San Silvestre.

¡Habemus fichaje!

IMG_20131229_114651 IMG_20131229_114635 IMG_20131229_114717

El lado castrense de hacer deporte

Día soleado, 12 grados (Celsius) y ligero viento de lebeche. Cuatros soldados en nuestro tercio. Pocos pero buenos que es lo que cuenta aquí al final.IMG-20131124-WA0010  Una organización impoluta; reconozcamos que cuando es el Ejército el que se encarga de la logística no hay quien les tosa. La única pega, por poner alguna, haya sido quizás la saturación en la salida.

IMG-20131124-WA0006¡Nos vemos en la San Silvestre!

Los entrenamientos matutinos

Ya estamos en lo nuestro, centrados. Lo nuestro es sólo con carácter “amateur” pero aún así nos lo tomamos tan en serio como podemos.

Lo nuestro es de salir a correr simplemente por el gusto de salir, sin agobios y con la cámara en la mano. Y es que Cartagena se presta justamente a eso, a pasar de la pista de atletismo y a correr por su casco antiguo. Baste la siguiente imagen como razón justificativa (ya sabéis, vale más una imagen que mil palabras ;) ):

Mirardor Parque Torres


Por otro aldo, algunos lugnaníficos ya hemos confirmado, ¡vía pago con tarjeta de crédito!, nuestra participación en la San Silvestre 2013 de Cartagena.  Nos gusta Cartagena y nos gusta esa carrera (en esta carrera popular nacimos) pero no nos gusta, para nada, esto de la tarjetita de crédito. Deberíamos reflexionas algo sobre hacia dónde vamos. Las facilidades electrónicas y técnicas son geniales pero, ¡oigan, que somos seres humanos!. Que el ir a pagar a un banco, -Buenos días -Buenos días, ¿en qué puedo ayudarle?- también tiene su punto. Que si eliminamos ese aspecto de nuestras vidas nos eliminamos a nosotros mismos. La vía electrónica debe existir pero no sustituir a la tradicional, sólo complementarla y mejorarla.